mar. 31 mayo, 2022 10:59

Operación Kalevala: Preparan juicio contra jefe narco "El Faraón" de Concepción

Se avecina uno de los juicios más importantes del narcotráfico penquista, donde 19 personas figuran como imputadas en una investigación liderada por la fiscal especializada Carla Hernández. Palos blancos, coordinación vía WhatsApp y la incautación de casi 900 kilos de droga componen el universo de la “Operación Kalevala”.

El Antecedente

La meta era una: viajar desde la región del Bío Bío al norte del país para buscar en persona cerca de 900 kilos de pasta base de cocaína, adquirida previamente por su líder. ¿El propósito? Traficar los estupefacientes en Concepción, Hualpén y otras comunas de la zona.

La operación era grande y necesitaba ser planificada con cuidado. La encomienda sería recibida en pleno peak de la pandemia, en junio de 2020. Fueron nueve hombres los que viajaron en distintos vehículos a Chañaral, Tocopilla y Sierra Gorda, trayecto que necesitaban recorrer con salvoconductos. Los consiguieron con información falsa, según la investigación liderada por el Ministerio Público.

El grupo recibió la droga y retornó en “caravana” al sur. Su plan se vino a pique cuando poco a poco los integrantes comenzaron a caer detenidos a lo largo de la Ruta 5.

El operativo identificó a 21 involucrados, de los que 19 figuran hoy como imputados. Uno de ellos es el exmiembro de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Emilio Berkhoff, quien fue sentenciado recientemente a 6 años de cárcel por un ataque incendiario y robo en Lumaco.

Millonarias compras, palos blancos y un “Faraón de la Droga” componen el cuadro de una de las causas por narcotráfico más grandes de Concepción. Su final está pronto a dilucidarse en un procedimiento que ya se prepara en el Tribunal de Juicio Oral penquista.

EL LÍDER

De acuerdo al auto de apertura -al que accedió la Unidad de Investigación de BioBioChile- las pesquisas comenzaron en 2020 a raíz de otras indagatorias relacionadas al narcotráfico.

Las diligencias lograron identificar la estructura del clan, la que tenía en su cabeza a Yohanny Albornoz González, alías “El Faraón” o “El Chucky”. Un viejo dealer local, sobrino del conocido narcotraficante penquista Reinedio González, apodado “El Martillo”.

Un peldaño más abajo figura Diego Concha Navarrete, alias “El Narciso”, quien mantenía un rol intermedio en la banda. Era él quien transmitía al resto del equipo las instrucciones de Albornoz.

Así, con la estructura clara, a inicios de junio de 2020, nueve miembros de la banda viajaron al norte a buscar la droga. ¿Su origen? Bolivia, según explica a este medio, la fiscal del caso, Carla Hernández.

El periplo se efectuó en medio de cuarentenas regionales y cordones sanitarios, por lo que para cruzar de una zona a otra y evitar ser detenidos por falta de documentación, debían contar con salvoconductos.

Aquí es cuando entra en juego Manuel Bascuñán Morales, quien habría declarado ser empleador de los imputados, consignando información falsa, como la labor de cada uno en su empresa, la remuneración que obtenían y la fecha en que comenzaron a prestar servicios.

Si bien, hasta la fecha, no existe claridad de cómo se gestó la internación de la droga avaluada en más de 8.200 millones de pesos, lo que sí se sabe a ciencia cierta es que -una vez en su poder- enfilaron nuevamente hacia el Gran Concepción.

Para más detalles, haz click aquí…

comparte

Comentarios

Otros artículos

Más artículos
0