mié. 23 enero, 2019 17:58

¿Por qué se arrugan los dedos cuando estamos en el agua?

Todos al tomar un baño, lavar un montón de platos o pasar un buen rato en la piscina hemos experimentado la sensación de tener los dedos arrugados. Sin embargo, pocos conocen la razón por la que se produce este fenómeno. Popularmente se piensa que el agua se adentra en la piel ablandándola de tal modo que hace que se formen arrugas en su superficie, algo que también ocurre en los dedos de los pies.

Pero esta explicación no es del todo cierta. Lo que sucede es que durante un prolongado contacto con el agua, los glóbulos de la sangre situados debajo de la piel se encogen en respuesta a un impulso procedente del sistema nervioso autónomo. Por eso, contrariamente a lo que nos pueda parecer, las yemas de los dedos no se hinchan sino que se contraen, provocando así las arrugas.

Un equipo de científicos de la Universidad de Newcastle, situada en el norte de Inglaterra, quiso ahondar más en esta cuestión y encontraron una solución que, según ellos, explicaría mucho mejor las verdaderas causas que subyacen bajo este fenómeno. Dichas causas no serían otras que la de un mecanismo de adaptación del ser humano por el cual, al estar en contacto durante un tiempo prolongado con el agua, la piel de nuestros dedos se arrugaría para permitirnos agarrar mejor los objetos mojados.

comparte

Comentarios

Otros programas

Más Programas