lun. 20 abril, 2020 13:51

“The Vulva Gallery”, proyecto que celebra la diversidad de los genitales femeninos

Ilustraciones, consejos y testimonios conforman “The Vulva Gallery”, un proyecto visual de educación sexual creado el 2016 por la artista holandesa Hilde Atalanta. Con la idea de celebrar la diversidad de los genitales femeninos,en la galería se busca exponer las múltiples vulvas que existen y así ayudar a terminar con los complejos y labioplastias.

“Chichi”, “coño”, “concha” o incluso “Ahí abajo” son parte de las expresiones usadas para referirse a los genitales femeninos, los que realmente se llaman vulva. No vagina. Es importante aclarar este punto, pues la imprecisión ha hecho que muchos piensen que la vulva forma parte de la vagina cuando es al revés.

Sin ir muy lejos, en un capítulo de la segunda temporada de Orange is the New Black se produce una discusión entre un grupo de presas, que deja al descubierto una triste realidad: las mujeres no conocen bien sus vaginas. En el diálogo las internas debatían sobre la cantidad de orificios que tenemos en nuestra zona genital, por dónde salía la orina y por dónde se usaba un tampón, sin entender mucho las diferencias… Quien llega a despejar dudas es Sophia, mujer trans de la serie que les explica a partir de su experiencia diseñando la suya.

Pero, ¿qué es la vagina? La vagina es el agujero por el que sale la sangre menstrual o los bebés. Es un tubo fibroelástico que conecta el exterior con el útero: eso es lo único que se llama vagina. Todo lo demás es vulva (clítoris, labios externos, internos, uretra, etc).

Y si bien no existe un prototipo de vulva perfecta, al parecer la publicidad y la industria audiovisual y pornográfica nos han querido hacer creer lo contrario. Sumado a los estándares de belleza con los que las mujeres deben lidiar desde pequeñas, con el tiempo se ha fomentado una especie de dictadura por imponer unos genitales femeninos lampiños y de piel rosada.

Que no tengamos claro cómo son las vulvas es una de las causas que, en opinión de la artista Hilde Atalanta, conlleva a que miles de chicas se sometan a las labioplastias, operación que genera una reducción de los labios menores o mayores. Esta fue una de las razones por las que el 2016 creó “The Vulva Gallery”. Y es que operaciones, como las labioplastias, buscan una vulva “perfecta”: apretada, pequeña y con unos labios menores discretos, no responden a la diversidad real que existe.

“Desde una edad temprana, aprendemos a esconder los genitales. Es algo de lo que no hablas, porque asimilamos que es vergonzoso. Sería muy útil poder hablar de esto cuando entras en la pubertad y el cuerpo comienza a cambiar, pero no se hace”, comenta Atalanta a Broadly.

La operación en la zona genital ha ido en un aumento exponencial. El 2012 la BBC compartía el artículo “Más mujeres buscan la vagina perfecta”, donde se reportaba que, según el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, el año 2011 se llevaron a cabo más de 2.000 labioplastias en ese país y en los últimos cinco años las operaciones se habían multiplicado cinco veces.

Ante el aumento de mujeres en búsqueda de “una vagina perfecta”, una organización benéfica de Reino Unido lanzó una película animada llamada “Centrefold”, para estimular el debate. En la pieza se presenta a tres mujeres que discuten cómo la operación quirúgica para reducir los labios genitales ha afectado sus vidas. Una de ellas cuenta que solía pasar horas hojeando revistas buscando a mujeres con labios similares a los suyos. No encontró a nadie. Ésta, dice, “fue más evidencia de que había algo mal conmigo y me hacía sentir como un total engendro”.

Y es que existe tanta diversidad de vulvas como de narices o manos en este mundo y por eso la ilustradora Hilde Atalanta quiso crear un proyecto que se apropiara de esa diversidad corporal. Fue así como concibió The Vulva Gallery, una iniciativa que comenzó con una página web y un perfil en Instagram y que hoy ya se ha expandido a mucho merchadising y hasta un libro.

En el proyecto se exponen ilustraciones de varias vulvas representadas en acuarelas, junto con una leyenda que recuerda a los espectadores que todas las vulvas son normales y hermosas.

La ilustradora busca alejarse de los prototipos que entrega la cultura audiovisual, la que junto a la publicidad se han transformado en una industria poderosa que pueden hacer surgir dudas sobre nuestros propios órganos íntimos: ¿Serán normales?

Caídas, pulposas, rosas, marrones, peludas, grandes o chicas, son parte de la galería expositiva. “Quiero educar a la gente con las ilustraciones que hago y los pies de foto que escribo, enseñándoles sobre anatomía y diversidad. Espero que con mi galería logren sentirse más seguras, más cómodas y que amen a sus cuerpos, entendiendo y apreciando la gran diversidad natural de vulvas que existe”, comenta la creadora residente en Ámsterdam.

La falta de educación sexual y la influencia de los medios, en opinión de la artista, han hecho que muchas mujeres sientan pudor y tengan complejos psicológicos con esta parte de su cuerpo. “Mucha gente que me contacta —mujeres y también personas con otras identidades de género— me cuentan que antes de ver ‘The Vulva Gallery’ no sabían que había tanta diversidad de vulvas. Aprendieron por primera vez que eran normales“, concluye.

comparte

Comentarios

Otros programas

Más Programas