La mujer de 21 años, que presentaba un avanzado embarazo, desapareció un 10 de febrero de 2018 luego de salir de su casa en Conchalí.

Su búsqueda fue intensa por diversas zonas de la región Metropolitana y su caso se tornó mediático por presión de sus familiares y su pareja, Luis Petersen, quienes aparecieron constantemente en programas de televisión para mantener viva la búsqueda.

La investigación divagó por varias teorías, pero finalmente tuvo resultados en junio de 2019. Una expareja de Felipe Rojas, vecino de Fernanda, relató a la policía que él le confesó que había cometido el crimen y que el cuerpo de la joven estaba enterrado en una bodega que él cuidaba, ubicada a metros de la casa de la víctima.

Dicha bodega había sido fruto de varias pericias, sin resultado alguno. Pero la declaración de la expareja de Rojas entregó la ubicación exactade donde estaba el cuerpo, un espacio de pequeños 70 centímetros ya que Fernanda era de baja estatura.

Por ello, Rojas fue detenido y se mantuvo en silencio durante los largos meses que ha estado en prisión preventiva. Un año y medio. Hasta ayer que, según el abogado de la familia de Fernanda, Pedro Díaz, confesó.

La bodega | Mauricio Méndez | Agencia UNO

El profesional relató que Rojas habría violado a la joven y que la enterró con vida.

Las siguientes son algunas de las frases que señaló el abogado, recogidas por LUN.

“Dijo que el 10 de febrero del 2018, él se contactó vía WhatsApp con Fernanda y se pusieron de acuerdo para juntarse en la bodega a fumar un pito de marihuana. La joven ingresó y se sentó en unos sacos que había en el primer cuarto de la casa, que era el living comedor. Él se sentó frente a ella y se pusieron a conversar sobre algunos amigos que tenían en común”.

“Mientras conversaban, este sujeto sacó una foto con su celular de las piernas de Fernanda, que andaba con vestido ese día. En ese momento, dijo que comenzó a pasarse rollos con la foto y a crear una suerte de obsesión sexual con ella”.

Cuando Fernanda dijo que se iba, de acuerdo con el relato de Rojas, él se desesperó y dijo que no sabe qué le pasó, que se nubló porque pensó ‘se me va esta persona’. Entonces la tomó del cuello, la arrastró nuevamente hacia la bodega y la ahogó con su brazo hasta que ella quedó inconsciente. En el suelo procedió a violarla”.

“Después de eso, la amarró, la envolvió en unas telas y la metió en unos sacos; se dirigió al fondo de la bodega donde había un hoyo listo de 70 centímetros, supuestamente dijo que era para bota escombros. Allí enterró el cuerpo, lo tapó con cal y tierra para al día siguiente cubrirlo con cemento”.

“Inmediatamente después de enterrar el cuerpo, según Rojas, se dirigió hasta la casa de Fernanda, se subió a la pandereta y comenzó a llamarla hasta que salió su madre. Ella le dijo que su hija no estaba, que había salido”.

Mauricio Méndez | Agencia UNO

El dolor de la familia

La reconstitución de escena y los nuevos antecedentes revelados por Rojas causaron impacto en la familia de Fernanda Maciel.

Su hermana, Valentina, pidió justicia ya que consideran que con los nuevos antecedentes el imputado debería recibir una cadena perpetua.

“Lo único que pido es justicia, que las mujeres dejemos de ser víctimas de violación, de maltrato. Pido que la Fiscalía por una vez haga bien su trabajo. No por ser una persona con escasos recursos van a dejarnos de investigar”, indicó.

Agregó que “tuvo que pasar más de un año para que excavaran en esa bodega”.

Valentina Maciel | Mauricio Méndez | Agencia UNO

Por su parte, la pareja de Fernanda, Luis Petersen, declaró que solo con la cadena perpetua es la única forma de cerrar esta etapa.

Desde la familia de Fernanda Maciel esperan que estas pericias sirvan para recalificar el hecho a violación con homicidio y secuestro, a los que se suman los delitos de aborto y exhumación ilegal.