mar. 04 junio, 2019 20:42

Alcalde de Coronel y agrupaciones rechazan el anuncio de cierre de Bocamina I

Diversos sectores de la región del Bío Bío expresaron su decepción tras el anuncio del cierre de la central termoeléctrica Bocamina I de Enel, que tiene como plazo máximo el 31 de diciembre de 2023. También existen dudas sobre cuándo dejarán de funcionar otras centrales en Coronel, como Bocamina II y Santa María de Colbún.

Bocamina I fue construida en 1960 y genera 128 megawatts, actualmente. El cese de sus operaciones comprometido por Enel, para diciembre de 2023, ocurre casi una década después de que la comunidad comenzara a movilizarse en contra de la contaminación atmosférica y el daño a la salud de los habitantes de la comuna, consignó BioBioChile.

Tras firmar el compromiso con el Gobierno, el gerente general de Enel Chile, Paolo Palloti, aseguró que la otra planta, Bocamina II, dejará de funcionar antes de 2040.

No obstante estos anuncios, el alcalde de Coronel, Boris Chamorro, se mostró decepcionado, señalando al medio citado que no se dijo nada sobre el vertedero de cenizas de la empresa, el cual fue clausurado por el edil, y luego reabierto en abril.

La autoridad comunal añadió que se había generado expectación gracias al plan que busca el cese de las centrales a carbón del país, tres de las cuales se encuentran en Coronel. “Se habla como si fuera un gesto de la empresa Enel (…) Esto es gracias a la movilización social de distintas organizaciones”, sostuvo.

Las agrupaciones que se han movilizado en defensa de la comunidad y del medio ambiente, también expresaron su descontento al llegar hasta la Intendencia del Bío Bío, principalmente por el plazo concedido a las empresas para el cese de operaciones.

De acuerdo a BioBioChile, el cierre de Bocamina I significará una importante disminución en la contaminación ambiental, pues la central funciona con una normativa antigua, lejos de las exigencias actuales. Aquello fue valorado por el seremi de Medio Ambiente, Mario Delannays, quien dijo que “efectivamente tenemos alrededor de ocho a diez millones de toneladas que produce la central (…) Ese es el inventario, y por lo tanto, es una muy buena señal, un muy buen monto o volumen de toneladas que se van a dejar de emitir”.

Autoridades aseguran que las centrales que cerrarán de aquí a 2024, serán reemplazadas por proyectos de energías renovables no convencionales, como parque eólicos y solares.

comparte

Comentarios

Otros programas

Más Programas